lunes, 23 de marzo de 2009

EL PODER DE LA IDEOLOGÍA CRIOLLA


Desde Hernán Cortés hasta Carlos Slim, el poder de la ideología criolla es “la ignorancia” del pueblo invadido y explotado.

En efecto, el colonizador de ayer y de hoy, han mantenido la explotación de los pueblos ocupados, no a través de las armas o la violencia, sino por medio de la IGNORANCIA.

LA IGNORANCIA de sí mismo, es la el arma más sofisticada que tiene el colonizador para someter al colonizado. La fuerza de los invasores es proporcional a la ignorancia del invadido. A más ignorancia del pueblo, mayor fuerza y riqueza del invasor.

El Objetivo de la ocupación ha sido la extracción de la riqueza a través de la mano de obra y los recursos naturales de los invadidos. Ayer vía los galeones hoy vía las transferencias bancarias; la encomienda y el salario mínimo.

El Medio es propiciar la ignorancia a través de la pérdida de la memoria histórica y la identidad. En efecto, en la medida que el aborigen pierda todos sus recuerdos, no sepa de dónde viene, cómo ha evolucionado, cuáles han sido sus logros, cuáles sus desafíos, quiénes sus enemigos, se encontrará en estado AMNÉSICO.

Una persona, una familia o un pueblo que no se recuerde a sí mismo. Que sienta vergüenza de su raíz. Que desconozca su ancestral historia y sus grandes logros civilizatarios. Que haya perdido su lengua madre. Que rechace su fenotipo y que no se acepte. Esa persona, esa familia o ese pueblo están derrotados y condenados a ser esclavos de por vida.

Justamente son los colonizadores de hoy, los que alientan a que el pueblo sea ignorante, que este embrutecido, que sea corrupto, flojo, desorganizado, vulgar, grotesco (bástenos ver la televisión comercial, quien es quien dicta los valores en nuestra sociedad colonizada manejado por criollos).

Efectivamente, los directamente beneficiados de la ignorancia, la corrupción y bajeza del pueblo son los criollos, quienes detentan el poder económico y político de la nación. Solo así, con un pueblo ignorante e impotente, los grandes capitales y los grandes negocios chatarra pueden prosperar.

Una nación en la que el ciudadano de “a pie”, no respeta la LEY, que se pasa la luz roja del semáforo, que no hace una línea para formarse, que se roba el material de su oficina, que no paga impuestos, que “da mordidas”, que es abusivo, ventajoso, cleptómano. Ese ciudadano acepta como algo “natural”, que los criollos roben, que no respeten la Ley, que no paguen impuestos. Solo así y solo así, los criollos ineptos pueden amasar grandes fortunas y estar al frente del país.

No es la lucha política a través de la “democracia de los mercaderes”, que no es más que la forma en la que los ricos del mundo gobiernan a favor de sus intereses en nombre de los pueblos, con las que se logrará la JUSTICIA.

No es a través de la lucha armada que se logrará la IGUALDAD, pues guerras fraticidas vienen y van y todo es cambiar para seguir igual.

Lo único que puede acabar el sistema colonizador, que se sustenta en la injusticia y la explotación es la erradicación de la ignorancia del pueblo.

Es LA EDUCACIÓN, lo único que puede cambiar la vida de una persona, una familia o un pueblo.

Esta es la razón por la cual la Educación es saboteada desde adentro del mismo Estado criollo. La Educación atenta contra el progreso y el desarrollo de los capitales de los criollos y los extranjeros en México.